ww

México no se encuentra en un buen contexto económico. La devaluación del Peso ante el Dólar producto del contexto internacional ha afectado gran parte, si es que no todas, las áreas que impulsan el crecimiento del país, en un escenario que analistas no creen que mejore este 2017. Pero existen garantías entregadas por el gobierno que podrán amortiguar los efectos de esta crisis, siendo uno de ellos el Decreto IMMEX, un aliado que permitirá reducir las pérdidas para exportadores e importadores.

El Decreto para el Fomento de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (Decreto IMMEX), nació el 2006 como una ayuda para impulsar la importación de insumos para la fabricación de productos para exportación y de logística en México y así mantener sano el flujo de inversión que involucran estos procesos.

El IMMEX, de esta forma, permite realizar una importación temporal de los bienes sensibles necesarios para la fabricación de productos, que corresponden a azúcar, acero, llantas y textiles (Anexo I BIS, Anexo I TER, Anexo II y Anexo III del decreto), sus cajas y conteiner y todas las herramientas pertinentes al proceso de elaboración por hasta dos años dependiendo del tipo de ben.

Esto implica que, un importador podrá ingresar al país grandes cantidades de un insumo específico, y pagar los impuestos pertinentes de manera paulatina, retirando los productos necesarios adhiriéndose a un servicio de almacenaje pagado entregado por el servicio aduanero o por terceros.

Esta garantía, que con los años se ha fortalecido y posee numerosas empresas de logística tercerizada dedicadas a este rubro entregando un almacén fiscalizado, distribución y gestión bajo la ley aduanera a quienes se encuentren acogidos al programa.

Bajo esta planificación, el Decreto IMMEX es una pieza vital para los importadores durante una época de devaluación del Peso frente al Dólar norteamericano, ya que permite no pagar el monto completo enfrentando una pérdida, sino que el impacto se puede amortiguar ampliando los tiempos con vista a un escenario económico más firme.

El comprar al extranjero implica una inversión mayor en estos momentos, y arriesgarse a realizar una inversión de conteiner con insumos puede ser un error del cual no será fácil recuperarse si gran parte de esto no sólo no se puede vender al costo, sino que puede que incluso a pérdida mientras no se ponga en ejecución un reajuste inflacionario.

{{cta(‘9bcde761-8d3c-4fdf-be40-012fd11440e7’)}}

El estar adherido al IMMEX reducirá la inversión inicial, pudiendo retirar los materiales o herramientas a medida que sean necesarias, pagando impuestos diferidos y pudiendo así obtener los beneficios de una devaluación de la moneda a través de la exportación en dólares.

Este sistema, permitirá modificar la inversión que se está realizando en la producción, obviando la constante conversión de Dólares a Pesos reduciendo el déficit que generarían las pérdidas por la devaluación de la moneda producto de la importación, pero manteniendo los costos de producción y mejorando los ingresos en la materia de exportación.

Debido a que está pensado para fortalecer el crecimiento de la producción nacional, este servicio no está disponible para las importaciones privadas o de bienes de consumo, sino que se encuentra reservado netamente a la industria automotriz, de textiles y de elaboración.

¿Quieres conocer más sobre el IMMEX y sus garantías? Déjanos un comentario o pide una asesoría para conocer más información{{cta(‘6d5d36a1-2e08-4742-b81c-b49ebefd8feb’,’justifycenter’)}}